Impresión 3D: Tendencia en la Industria de la #Moda #NoticiasESCAT

ESCAT

 

 

Diseñadores del mundo entero se atreven cada vez más a explorar nuevas formas, volúmenes y materialidades mediante el uso de esta tecnología.

Fue en marzo de 2013 cuando se presentó el primer vestido impreso íntegramente en 3D causando asombro entre los invitados que no dejaron de fotografiar a la actriz Dita Von Teese, que tuvo el honor de lucir la pieza.

Vestido de Michael Schmidt y Francis Bitonti

El diseño estuvo a cargo de los estadounidenses, Michael Schmidt y Francis Bitonti, quienes utilizaron el software Maya de Autodesk para su modelado. Swarovsky quiso sumarse a este proyecto, con 12.000 cristales negros que se pegaron uno a uno en diferentes partes del vestido.

Desde entonces, la impresión 3D ha ido ganando terreno en la industria de la moda, siendo las pasarelas de la alta costura el lugar donde se más se aprecian los avances de esta tecnología, en el diseño de prendas y accesorios.

A nivel mundial, Noa Raviv es una de las modistas que destaca con sus diseños en tres dimensiones. En 2014, la israelí ganó el premio a la mejor diseñadora del año en el certamen internacional 3D Printshow por su colección realizada con esta técnica.

Creaciones de Noa Raviv

Creaciones de Noa Raviv

Otro de los grandes referentes de la moda 3D, es la diseñadora alemana Iris van Herpen. Sus últimas creaciones de alta costura, dos vestidos bautizados como Magma ,acapararon la atención del público en el pasado Fashion Week de París. Este último, confeccionado en poliamida, contenía cerca de 5.000 piezas que fueron ensambladas. Sus prendas son verdaderas obras de arte y se han exhibido también en varios museos.

¿Será posible vestir a diario ropa impresa en 3D?

Ante esta pregunta, Juanjo Gómez, uno de los diseñadores españoles que más ha explorado en la moda tridimensional, explica que “Aún queda mucho recorrido y falta por investigar. Pero si en el futuro se consigue un polímero que dé una textura similar a la de una tela, entonces creo que podrá instalarse en la calle”.

Con la llegada de las impresoras 3D domésticas (y más asequibles), los laboratorios de escuelas de diseño y universidades de todo el mundo concentran la investigación en moda en tres dimensiones en busca de nuevos y mejores materiales. Entre las iniciativas, y como proyecto de fin de carrera, la estudiante israelí Danit Peleg se propuso diseñar una colección que cualquiera pudiera imprimir en casa. Y, al igual que otros diseños, sus prendas de plástico no dejan indiferente a nadie. Ella misma las presenta en este video.

 

Fuente: Autodesk Journal

Licenciatura en Diseño de Modas y Tendencias Internacionales

Universidad Internacional