Un dispositivo determina el éxito o el fracaso de las canciones #NoticiasEscat #Uninter #Escat

ESCAT 1

 

 

 

‘Music taster by entropy’ es el nombre del dispositivo que mide la diferencia del pulso cardíaco de las personas a través de dos sensores infrarrojos en función de la captación o el estímulo musical, para así determinar el resultado de pistas musicales, puntuándolas en una escala de 0 a 10 usando una plataforma arduino (tarjeta de hardware y software) e interpretando las señales obtenidas.

La innovación fue creada por los estudiantes Sergio Andrés Colorado Marín y Daniela Ramírez Murillo, de Ingeniería Electrónica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales, con la asesoría del profesor Jorge Hernán Estrada Estrada, de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura.

Los estudiantes aseguran que hasta el momento no existe ninguna forma, herramienta o dispositivo que mida cuantitativamente la probabilidad de que una producción artística (en el campo de la música, la publicidad, el cine, el teatro, la televisión y los videojuegos) tenga éxito o no, ni la calidad de esta.

Los investigadores explican que el dispositivo mide la diferencia de riego sanguíneo tanto en el lado derecho como en el izquierdo (pulgares de las manos).

Para ello crearon una fórmula matemática que estima el porcentaje de la asimetría; es decir, si el porcentaje es bajo, mayor es la calidad de la composición. “La escala identifica el cero con la mala calidad y el 10 con la buena calidad”, explica el estudiante Colorado, quien agrega que el prototipo tuvo un valor aproximado de dos millones de pesos.

Daniela Ramírez destaca que “con el uso del producto, los posibles inversores podrían incrementar sus ventas y darse a conocer en el mercado de la música”. Por ejemplo los compositores y las casas discográficas serían los clientes idóneos de la iniciativa.

Music taster by entropy

Prototipo para prever el éxito de las canciones. (Foto: UN)

 

Para probar el prototipo sus creadores eligieron al azar cinco personas de Manizales, quienes escogieron una canción que les gustaba mucho, otra que no les gustaba y una que nos les producía ningún estímulo.

A cada uno de los participantes le conectaron los sensores infrarrojos en los dedos pulgares de ambas manos; estos se comunican con el módulo de procesamiento a través de cables, y estos a su vez con un computador o un dispositivo móvil compatible con plataforma arduino.

“Mientras suena la canción se van tomando los valores del pulso cardíaco. Es muy importante usar audífonos para prevenir distracciones o posibles interferencias”, precisan los investigadores.

Para que el dispositivo recogiera los datos necesarios del pulso cardíaco fueron suficientes tres minutos por cada una de las pistas.

Después, por medio de un software que procesa las dos señales obtenidas por los sensores por separado (canal izquierdo y canal derecho) se calculó la asimetría en una escala de 0 a 20. Y finalmente, apoyados de nuevo en las matemáticas, estandarizaron un valor entre 0 y 10, el cual representa la calificación para el producto evaluado.

En otro ejercicio, los creadores de ‘Music taster by entropy’ realizaron otro experimento con nueve personas de diferentes edades y ocupaciones; para este caso se escogieron dos canciones, una de salsa y otra de género urbano. Así, establecieron una puntuación por cada persona y al promediar los resultados de todas ellas, se obtuvo una estimación general para cada canción.

 

Universidad Internacional

Ingenierías

Fuente: Noticias de la Ciencia

universidad-internacional