Síndrome FOMO… la sensación de “perderte algo” cuando navegas por las redes sociales #NoticiasESCAT #ISCUninter

logo-escat

 

 

 

La sensación de perderse algo o Síndrome FOMO (fear of missing out) ha sido reconocido por los psicólogos como un trastorno producido por el avance de la tecnología y la cantidad de opciones que se nos presentan a las personas hoy en día. La causa de este fenómeno es estar continuamente conectados a la red.

El número de individuos que sienten que su vida es mucho menos interesante que la de sus conocidos está creciendo. El querer ser aceptado por otros siempre ha existido, y es algo lógico ya que hace referencia a la identidad social. A nadie le gusta sentirse excluido. Solemos funcionar en sociedad queriendo ser reconocidos por los diferentes grupos de los cuales formamos parte: nuestra familia, nuestros amigos de la infancia, los amigos de la universidad, compañeros de trabajo, entre otros.

Las redes sociales exponen la variedad de actividades que uno podría estar haciendo en cada momento y proporcionan multitud de oportunidades de interacción social. El problema reside en que muchas veces se presentan más opciones de las que podemos abarcar y esto puede llevarnos a la percepción de que otros están teniendo mejores experiencias que nosotros. En estos casos, se pierde el contacto con la realidad y es la imaginación la que juega un papel determinante a la hora de interpretar lo que vemos por estos medios.

Sindrome FOMO

Redes sociales

Al estar conectados las 24 horas del día mediante nuestros smartphones, este sentimiento puede experimentarse no solo en varios momentos al día, sino con los diferentes grupos a los que pertenecemos. Esto nos puede conducir a que estemos siempre pendientes de este escaparate para poder destacarnos entre nuestros contactos y mostrar la gran vida social que tenemos.

Recientemente, Mylife.com publicó un interesante estudio del Dr. Andy Przybylski en el que investigaba a más de 2.000 adultos de Estados Unidos sobre su capacidad de desconectar de sus smartphones.

El estudio concluyó que el Síndrome FOMO tiene una mayor intensidad entre la gente joven y entre los hombres jóvenes en particular, y los niveles altos de este síndrome, correlacionan positivamente con circunstancias sociales como el bajo nivel de satisfacción social, lo que causa sentimientos de inferioridad. La investigación sugiere que FOMO puede llegar a provocar problemas en la salud mental de las personas, ya que puede producir depresión o ansiedad. Otros estudios anteriores, concluyen que los individuos que dan más valor a las redes sociales como parte de su desarrollo social, tienden a experimentar más FOMO.

FOMO Jóvenes

Jóvenes y los smartphones

En las redes sociales intentamos mostrar cómo queremos ser y no cómo somos en realidad, pudiendo llegar a percibir que la vida de los demás está exenta de problemas y es mucho más interesante y emocionante que la nuestra. La identidad social, especialmente en los jóvenes que viven inmersos en las nuevas tecnologías, se va creando en gran parte, a través de Facebook, Twitter, Instragram, etc. Es claro el hecho de que este nuevo modo de vida está “moldeando” de una manera alarmante, ya sea para bien o para mal, la vida de los adolescentes.

Consejos para prevenir el FOMO

Que hayas sufrido FOMO en alguna ocasión o durante un tiempo no significa necesariamente que seas adicto a Internet, pero el uso inadecuado de las nuevas tecnologías puede generar una dependencia de la red que es conveniente prevenir siguiendo algunos consejos:

  • Establece prioridades. Recuerda que la cantidad de información que eres capaz de manejar es limitada y céntrate en las personas y los datos que realmente te interesan o te puedan ser útiles.
  • Dosifica tu presencia en las redes. Así evitarás ser el cansino del grupo, y  mejorarás tu imagen y tu reputación online.
  • Pasa a la acción. Si estás permanentemente conectado por miedo a lo que te puedes perder, lo que de verdad te estás perdiendo es la vida. En vez de mirar lo que hacen los demás, y dedicar tu tiempo de ocio a fotografiar, grabar, y publicar tus actividades, disfruta de las buenas experiencias y compártelas con los que te importan.
  • Aprovecha las redes para enriquecer tu vida social, recuperar el contacto con antiguos amigos o compañeros de estudios o de trabajo, conocer personas con aficiones comunes, mantener el contacto con seres queridos que viven lejos…, y no para aislarte en un gueto cibernético.
  • Analiza y reflexiona. ¿De verdad crees que los que están siempre actualizando su estado y colgando fotos en las redes se lo pasan mejor que tú?
  • Planifica tu ocio, y dedica tiempo a descansar, a no hacer nada, a estar con tu familia y amigos, a practicar tus aficiones…
  • Realiza ejercicio y actividades al aire libre. Es sano, es divertido, y favorece la desconexión.
  • Fomenta el lenguaje verbal manteniendo conversaciones frecuentes, en persona o por teléfono. El tono de voz y los gestos son insustituibles a la hora de transmitir emociones.
  • Limita el tiempo de conexión diaria. Establece un tiempo máximo cada día –10 o 15 minutos– para acceder a las redes y responder a las actualizaciones de estado. Si alguien quiere contactar contigo tiene otras formas de hacerlo.
  • Cambia de vida. Puede que sufras FOMO porque no te gusta la vida que llevas; es hora de que te preguntes qué es lo que va mal y qué puedes hacer para cambiarlo.
Fuente:Psicología y mente

Universidad Internacional

Ingeniería en Sistemas Computacionales

Especialidad en Administración de la Tecnología en Línea

Maestría en Redes de Computadoras y Tecnologías Web

universidad-internacional