UP-Cycling: cómo reutilizar en la arquitectura #NoticiasESCAT #ARQUninter

logo-escat

 

 

 

Según los Análisis de Ciclo de Vida, los materiales de construcción tienen un elevado impacto en el ciclo de vida de los edificios y suponen un alto porcentaje de la energía consumida durante su vida útil. Además, solo en Europa, los residuos de construcción suponen un 34% del total de residuos producidos en un año. Por lo tanto, parece lógico que si reutilizamos materiales, podamos contribuir a reducir el impacto y con él los residuos.

 

Up-Cycling

Up-Cycling

 

¿Cómo hacerlo? Mediante Up-Cycling. Se trata de un proceso en el cual los materiales o productos inútiles se transforman en otros nuevos con una utilidad distinta y de mayor valor que la inicial, lo que conlleva una reducción de consumo de energía y recursos. Siguiendo este principio, podemos reutilizar objetos de gran tamaño y transformarlos en habitables, como por ejemplo contenedores de barco o vagones de tren. Este es el caso de Urban Rigger, la residencia de estudiantes en Copenhague diseñada por BIG o Upcycled House, una vivienda de Lendager Group, que muestra claramente la aplicación del Up-Cycling a la arquitectura.

 

Urban Rigger

Urban Rigger

 

Otra opción es diseñar con residuos, como en Waste House, el proyecto de BBM y la Universidad de Brighton en el que se construye una vivienda a base de trozos de moquetas, pantalones vaqueros, CDs, cintas de vídeo y neumáticos de bicicleta, entre otros.

 

Waste House

Waste House

 

Pero no dejan de ser ejemplos puntuales, y a menudo para edificaciones temporales. Todavía nos cuesta creer en ciudades en las que RE-utilización y Up-Cycling tengan tanto que ver. ¿Realmente nos imaginamos rascacielos formados por contenedores? ¿O viviendas con cepillos de dientes como aislamiento?

 

Rascacielos de Containers para Bombay

Rascacielos de Containers para Bombay

 

Aún no. Además, en el caso de los contenedores, la proliferación de diseños ha hecho que se hayan convertido en objetos caros y difíciles de encontrar, fomentando más un negocio que una solución al problema. Y si consideramos que estos materiales y objetos están aún pensados para ser “finitos”, tras utilizarlos dos o tres veces volverán a ser residuos constructivos y simplemente habremos pospuesto el problema.

¿Cómo solucionarlo? Actualmente se busca innovar con los materiales para hacerlos más sostenibles, de manera que su reutilización también lo sea. Google ya está ahí, como no, con Pórtico, una base de materiales de construcción saludables que pretende crear una arquitectura más sostenible y sin componentes perjudiciales para los usuarios.

Pero tal vez la cuestión no sea solo obsesionarse con crear nuevos materiales para evitar residuos futuros, sino también “sostenibilizar” los que ya existen, y buscar la manera de reducir el problema actual.

Busquemos la solución a nuestros problemas en la Montaña Basura, como los Fraggle Rock: “No hay desperdicios, solo cosas en lugares equivocados.”

Fuente: Arch Daily

 

Universidad Internacional Uninter

Licenciatura en Arquitectura

Universidad Internacional