Material de construcción del futuro #NoticiasESCAT #ARQUninter

logo-escat

 

 

 

Se trata de los nanocristales de celulosa, un material abundante y de origen vegetal, que para sorpresa de los investigadores tiene la fuerza del acero gracias a la compleja estructura presente en las plantas.

El sector de la construcción se lleva prácticamente siglos utilizando materiales minerales.

De hecho, si se habla de una referencia milenaria, entonces habría que indicar que el barro es uno de los más explotados. Incluso hoy, en comunidades indígenas de buena parte de Latinoamérica, continúa siendo muy utilizado.

El concreto es el más comercializado, dada su resistencia y durabilidad a lo largo de los años.

Actualmente existen obras en el mundo construidas desde el año de 1900 en donde este material sigue igual de firme a cuando fue utilizado para construir desde una biblioteca a un auditorio, hasta una sala de proyección de cine o un estadio.

Nanocristales de Celulosa

Nanocristales de celulosa

Sin embargo, de acuerdo con una investigación desarrollada por científicos de la Universidad de Purdue de Indiana, la era de este material, al igual que otros del mismo calibre de resistencia, podría estar a punto de llegar a su fin.

Y no se habla precisamente de que se estén agotando los minerales y los ingredientes químicos que existen para producirlo.

No, la era del cemento y el acero, como productos de construcción podría legar a su fin, tras el uso del uso de nanocristales de celulosa que son tan comunes y abundantes en las propiedades de origen vegetal.

Los nanocristales de celulosa son subproductos generados por el papel, la bioenergía, la agricultura y la industria de la pulpa.

Debido a toda la estructura genética que existe en las plantas, se puede percibir que su densidad y resistencia es mucho más integra que la del acero.

Estos nanocristales se presentan como una fantástica alternativa, no solo por toda la resistencia y garantías que pueden ofrecer, sino también porque se convertiría en un producto renovable que aportaría a la salud del planeta.

Por lo pronto se piensa en que una vez se cree una forma de explotar estos nanocristales, se empiece a instrumentar con los materiales tradicionales.

Fuente: Noticias de Arquitectura

Universidad Internacional Uninter

Licenciatura en Arquitectura

Universidad Internacional