La mejor manera de aprender es con cariño #DocentesESCAT #NoticiasESCAT #Uninter

logo-escat-e1535483210982

 

 

 

El trabajo de científicos cognitivos nos muestra que la emoción no es contraria a la razón, sino que es esencial para ella. Las emociones confieren valor a las cosas. Si no sabes lo que quieres, no puedes tomar buenas decisiones.

111

El aprender es con cariño

Además, las emociones te indican a qué debes prestar atención, lo que debe importarte y lo que debes recordar. Es difícil superar la adversidad si tus emociones no están en sintonía. La información abunda, pero la motivación escasea.

Ese primer descubrimiento neurocientífico nos hizo recordar que una de las finalidades clave de una escuela es mostrarles a los alumnos nuevas cosas por las cuales apasionarse: un campo de estudio emocionante o nuevos amigos con intereses similares. Nos recordó que las enseñanzas reales de los profesores son las que imparten con su ejemplo: su pasión contagiosa por su materia y quienes la estudian. Nos recordó que los niños aprenden de las personas a las que aman, y que el amor en este contexto significa desear el bien para el otro y postular que haya un cuidado íntegro hacia la persona.

A lo largo de los últimos años, nuestro entendimiento de la relación entre las emociones y el aprendizaje ha prosperado.

En la actualidad, los neurocientíficos invierten menos tiempo en tratar de localizar el punto exacto del cerebro en el que suceden las cosas y más en intentar comprender las distintas redes neuronales que existen y lo que las activa, todo está integrado.

Mary Helen Immordino-Yang, de la Universidad del Sur de California, muestra que incluso las emociones “sofisticadas”, como la admiración moral, en cierta medida se experimentan en las mismas partes “primitivas” del cerebro que monitorean los órganos internos y las vísceras. Nuestras emociones literalmente afectan las partes más profundas de nuestro ser.

Las emociones muy negativas, como el miedo, también pueden tener un impacto sobre la capacidad de aprendizaje de un alumno. El miedo amplifica la percepción de amenazas y la agresión. Como consecuencia, también puede dificultarles a los niños entender las relaciones causales o cambiar de opinión si se modifica su contexto.

Incluso cuando las condiciones son ideales, considera todas las emociones que conlleva dominar una materia difícil como el álgebra: curiosidad, entusiasmo, frustración, confusión, temor, gozo, preocupación y, con suerte, perseverancia y alegría. Es necesario tener un vocabulario emocional ilustrado para navegar todas esas etapas.

Las enseñanzas reales de los profesores son las que imparten con su ejemplo: su pasión contagiosa por su materia y quienes la estudian.

Suzanne Dikker de la Universidad de Nueva York ha revelado que cuando las clases son efectivas, la actividad cerebral del estudiante se sincroniza con la del profesor. En las buenas y en las malas, los buenos maestros y los buenos alumnos se regulan entre sí. Los estudiantes deben tener una buena relación con sus maestros.

Nos enfocamos en las cosas equivocadas porque tenemos una percepción anticuada de cómo funciona el pensamiento. La buena noticia es que el movimiento a favor del aprendizaje social y emocional está ganando fuerza de manera constante.

Créditos: The New York Times

Universidad Internacional Uninter

 

universidad-internacional

Anuncios